Conoce la historia de la impresión 3D, que hoy en día es una tecnología que para muchos sigue siendo desconocida o de reciente creación, pero sin duda es un punto de quiebre en la manufactura industrial.

Aquí te compartimos los puntos clave en la historia de esta tecnología.

1980 – Una idea que no se fabricó

La primera patente relacionada con la tecnología fue presentada en mayo de 1980 por el Dr. Hideo Kodama, del Instituto Municipal de Investigación Industrial de Nagoya, que describe un sistema de creación rápida de prototipos de fotopolímero. La idea de Kodama consiste en utilizar una tina de material de fotopolímero, expuesta a la luz UV, para endurecer una pieza. Lamentablemente, nunca consiguió los fondos para hacerla realidad, pero dejó la plataforma sobre el cual se comenzarían a colocar las primeras capas de la historia de la impresión 3D.

1986 – La primer capa fue solidificada

Chuck Hull inventa el primer aparato de Estereolitografía (SLA). Esta técnica de impresión 3D se refiere a un método de impresión de objetos capa por capa mediante un proceso en el que los láseres hacen que las cadenas de moléculas se unan de manera selectiva, formando polímeros. Hull funda 3D Systems Corporation, y presenta el primer sistema de impresión 3D comercial del mundo, el SLA-1.

1987 – Se desarrolla una tecnología que tardó 20 años en acaparar mercados

Carl Deckard de la Universidad de Texas es pionero en un método alternativo de impresión 3D, que convierte el polvo suelto en un sólido, en lugar del proceso de resina líquida de Chuck Hall. El enfoque de Deckard para la impresión 3D implica el uso de un láser para unir el polvo como un sólido. Su primera máquina se llama “Betsy”.

Tarda hasta 2006 hasta que las primeras impresoras SLS son comercialmente viables, lo que abre nuevas oportunidades en la fabricación.

1989 – La tecnología de mayor adopción a nivel mundial nace

S. Scott Crump, junto con su esposa e inventora Lisa Crump, inventa y patenta un nuevo método de fabricación aditivo llamado modelado de deposición fundida. Esta técnica consiste en fundir un filamento de polímero y depositarlo en un sustrato, capa por capa, para crear un objeto 3D.

La idea de esta nueva tecnología se le ocurrió a Crump un año antes, en 1988, cuando intentó crear una rana de juguete para su hija usando una pistola de pegamento caliente cargada con una mezcla de polietileno y cera de vela. Después de esforzarse por hacerlo manualmente, imaginó una manera de automatizar el proceso y construir la forma creando una serie de capas delgadas apiladas una encima de la otra.

Crump más tarde pasa a ser co-fundador de Stratasys, que sigue siendo una de las compañías de fabricación de máquinas 3D más prominentes del mundo en la actualidad.

1999 – La impresión de órganos comienza

El uso de órganos impresos en 3D se vuelve algo real cuando una vejiga urinaria desarrollada en laboratorio se trasplanta con éxito a un paciente. Esto lo logró el Instituto de Medicina Forestal Wake.

La vejiga artificial se crea mediante una tomografía computarizada de la vejiga del paciente y luego se imprime una estructura tipo andamio biodegradable utilizando la información. Utilizando una muestra de tejido de la vejiga del paciente, se cultivan células y se colocan en capas sobre el andamio, antes de que se trasplante.

2004 – Un movimiento global aparece

Adrian Bowyer, profesor de ingeniería mecánica en la Universidad de Bath de los EE. UU., funda el proyecto RepRap, un proyecto de código abierto que apunta a construir una impresora 3D que pueda imprimir la mayoría de sus componentes mediante la colaboración global de miles de individuos.

La idea fue democratizar la impresión 3D al expandir la tecnología a personas de todo el mundo, ya que era muy simple poder usar elementos de ferretería e imprimir más impresoras 3D.

El diseño de la primera impresora 3D RepRap, llamada “Darwin”, se lanzó unos años más tarde en marzo de 2007. Otras versiones, como “Mendel”, “Prusa Mendel” y “Huxley”, siguen en los próximos años. Las impresoras RepRap iniciales llevan el nombre de famosos biólogos evolutivos, ya que el proyecto tiene que ver con la replicación y la evolución.

2005 – El año de solicitar piezas por internet

En este año, Stratasys abre RedEye, el primer buró de servicio de impresión 3D industrial en Estados Unidos (Minnesota). Comenzó a ofrecer la fabricación de piezas usando las tecnologías comerciales disponibles al momento. Esto lo hacía a través de una plataforma web.

Hoy, Stratasys tiene una red global en 16 países con más de 300 impresoras 3D industriales interconectadas, lo que permite a cualquier industria fabricar piezas de alta calidad, en tiempo récord y sin necesidad de invertir. En 2018, Stratasys se alió con TRIDI para abrir el primer centro de Servicio 3D Industrial en México.

2009 – La masificación

Tras la expiración de una patente clave en la tecnología FDM, Makerbot se lanza y ayuda a llevar la tecnología de impresión 3D masivamente al mundo.

Sobre la base del éxito del sueño RepRap, Makerbot crea kits para armar tu propia impresora para personas que desean construir sus propias impresoras 3D o productos impresos en 3D. Al alcanzar un éxito estable, decide cerrar toda su plataforma y lanza la Replicator 2, la impresora que detonó el auge de la tecnología en 2012.

La compañía también crea la biblioteca de archivos en línea Thingiverse, permitiendo a los usuarios enviar y descargar archivos imprimibles en 3D. Thingiverse se convierte en la mayor comunidad de impresión 3D en línea. Makerbot es adquirida por la compañía Stratasys en 2013 por alrededor de $ 600 millones de dólares.

A partir de este momento, varias marcas como Ultimaker y Zortrax comenzaron a producir sus propios sistemas de escritorio, marcas que al día de hoy lideran las impresoras de alta calidad en la gama de impresoras de escritorio.

2013 – La impresión 3D se vuelve mainstream

Obama, Deloitte y el Show The Big Bang Theory masifican el conocimiento de la tecnología y permiten que más personas a nivel mundial conocieran de la tecnología, hechos que marcaron la historia de la impresión 3D.

Las búsquedas en Google de impresión 3D en 2013 se elevaron en más de 2000%.

2012 a la fecha – La historia de la impresión 3D continúa

Desde 2012 el crecimiento de la industria 3D ha aumentado desproporcionadamente año con año. Cada vez más marcas presentan en el mercado nuevas soluciones de impresión 3D que permiten fabricar piezas no sólo en plásticos si no en resinas, metales y materiales orgánicos.

Hoy, los costos de adquisición de un equipo o de la fabricación de piezas son totalmente accesibles. La tecnología ya no sólo sirve para fabricar prototipos, sino para construir piezas de uso final, herramientas y mucho más.

Los mayores avances o presentaciones las han realizado compañías como CLIP, que permite fabricar en segundos una pieza que antes tomaba minutos. O bien, empresas reconocidas en otros rubros como GE o HP comienzan a presentar soluciones en el mercado de la tecnología.

Sin duda, la impresión 3D y manufactura aditiva gana más terreno cada día y seguirá escribiendo una misma historia: Transformar las cadenas de valor y cómo fabricamos cada día.

Estamos seguros que la impresión 3D puede impactar positivamente en tu empresa y tus procesos.

¿Te interesa obtener más información de utilidad?

¿QUE ESPERAS PARA COMENZAR A FABRICAR?

Somos especialistas en proyectos industriales, contacta a los profesionales.

Servicio a toda la república

info@tridimx.com

Teléfono (442) 402-1958

Envia Whatsapp aquí

¿Te interesa un Workshop gratis?

¿Vacantes? Ingresa aquí

Si ya tienes listo tu diseño 3D, accede a



Partner en México //